Telefonía.

Publicado en por La bea

Telefonía.

¡Que viva la telefonía en todas sus variantes!... o eso dice Jorge Drexler en su canción, Telefonía.

No creo que os coja de sorpresa si os digo que la telefonía se nos ha ido de las manos.

Nos solo porque, hoy en día, ver una reunión de amigos, hace que te duelen los ojos, todos tecleando como locos, mandando mensajes al mismo grupo de whasap y están los unos junto a los otros.

No solo porque estés hablando con alguien, escuches un sonido que no sabes ni de donde viene, que esa persona saque el móvil, se ria y conteste al mensaje y tú te acabas atragantando porque te quedaste con la palabra en la boca.

No solo porque quedes con alguien al que haces mucho que no ves y esa persona esté mas pendiente de su móvil que de ti y para colmo está escribiéndose con personas que ve a diario y luego, una vez que ya no estás, te manda mil whasap, con todas esas cosas que se le quedaron por decirte.

No solo porque cuando te tienen que decir algo importante, te mandan un whasap y además esperan que lo veas... y que le contestes.

- Me quedé tirado con el coche, te mandé un whasap para que me vinieras a buscar y no me contestaste.

- No lo vi.

- Es que te mandé un whasap...

- ¿Y porque no me llamaste?.

....

Digo yo.

¿Porque cuando te mandan un whasap tienes la obligación de contestar?.

- Es que te mandé un whasap, lo viste y no me conteste...

- Estaba liada con mi vida...

Viviéndola, de hecho.

¿Y porqué todas las noticias se mandan por whaspap?. Sean de la envergadura que sea.

- Me han echado.

- Lo hemos dejado.

- Me caso.

- Estoy embarazada.

- Tengo un nuevo trabajo.

- Me mudo del país. 

Antes, para darnos ese tipo de noticias, las que eran relevantes en nuestras vida, se quedaba con en un bar y si eran alegre brindamos y si eran triste... también.

Se está perdiendo el "Te tengo que contar una cosa", la excusa por excelencia para quedar... en un bar.

Ademas ya no se tiene filtro para decir las cosas por whasap.

- Te dejo.

- Se ha muerto mi tío.

De verdad, hemos perdido el rumbo... hay cosas que se tienen de decir en persona... o al menos con una llamada de telefónica.

De verdad que la telefonía se nos ha ido de las manos.

Siempre, aunque no lo admitamos, nos hemos metido en la vida de los demás. Es un deporte nacional... cotillear... pero lo hacíamos sentados en la barra de una bar con una cerveza pero ahora... se nos está yendo de las manos, también. Se opina de todo y de todos... sin filtro... sin pensar mucho en las palabras que se escriben.

La telefonía le esta quitando las ganas de vivir a las porteras y a esa vecina cotilla que te informaba de la vida del vecindario. Muy triste... la verdad.

Actualmente se insulta sin reparos... ¿Qué vamos a dejar para los los atascos y para ese coche que se mete delante tuya de pronto... porque sí... por él lo vale?. Y no solo es eso. Ahora las palabras ya no se las lleva el viento, se quedan ahí para siempre, grabadas, de mano en mano, dando la vuelta la mundo. Actualmente nos indignamos por nada.

Se está perdiendo: "La próxima vez que le vea le voy montar un pollo..." o "Cuando lo vea le voy a decir... "o ¿Fea?, ¿como que fea?. Tu si que eres fea... eso le tenía que haber dicho.

Y también se está perdiendo: "El dímelo a la cara"... ya no se dicen las cosas a la cara. 

Pero no solo es por todo esto por lo que la telefonía se nos está yendo de las manos... ya no nos podemos emborrachar en condiciones, como mandan los cánones, sin que alguien nos grabe. Ya no se puede salir a la calle mal conjuntada sin salir en un meme. Ni montar un pollo en medio de la calle con toda con tranquilidad de tus pulmones, sin que te hagan un montaje... Ya no se puede hacer el ridículo sin tener millones de me gusta...

Y hasta aquí mi post de hoy. Nos vemos pronto.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post