El alien de la competencia.

Publicado en por La bea

El alien de la competencia.

Es bien conocida la "sana" competencia que a veces existe entre los padres o madres, ¿verdad?. Ya que cuando nuestros peques nacen y nos dan ese título que llevan bajo el brazo, también empieza a crecer un "alien" en nuestro interior: "El alien de la competencia".

El alien de la competencia es el causante, de que cuándo se reúnen varios padres y madres con sus respectivos peques, se puedan producir diferentes situaciones en las que se masque la tensión. Un poco como en las películas de oeste: Duelo al sol. Mi peque es mejor.

Una situación muy común, donde el alien de la competencia suele aparecer, es cuándo los padres o madres presumen de sus peques. Además dicha situación no tiene fin. Es decir:

Si un@ dice: 

- Pues mi peque ya anda.

Otr@ le contesta:

- El mío también y además da volteretas en el aire.

Entonces el padre o madre anterior le replica:

- Pero es que el mío también habla.

Y entonces l@ otr@ le diría:

- Anda y el mío y te recita Shakespeare al revés.

Y así hasta infinito...

Yo nunca he entrado en ese juego o por lo menos, no de una manera consciente. No digo que alguna vez mi vena:  "másmadrequeninguna" haya aflorado y haya tenido que quedar por encima de otra madre y de su peque. Si alguna vez ha pasado... lo siento. No era yo la que hablaba, era el alien de la competencia. Normalmente intento quedarme al margen de esas historias.

Cuándo mis peques eran más peques, a veces me venía una madre y me preguntaba:

¿Tu peque ya habla?.

- No mucho. ¿Y el tuyo?.

- Sí claro mi peque habla ya perfectamente.

 Y yo solía replicarle:

- Pues el mío sólo dice papá y mamá y además los cambia.

Aunque fuera mentira pero ahí acaba la conversación o por lo menos ese tipo de conversación y así podíamos hablar de otras temas menos competitivas.

También, cuándo los peques eran más peques, a veces venía alguien y me decía: 

- ¡¡¡OOHH!!!. ¿¿Y tu hijo todavía no anda??.

Yo le solía responder:

- Pues no y no creas que tengo mucha prisa porque bien tranquila que estoy ahora. Ya que cuando ande voy a tener que estar detrás suyo todo el tiempo... y se acabó mi tranquilidad.

Me solían dar la razón y ahí se acababa la conversación o por lo menos ese tipo de conversación y así podíamos pasar a hablar de temas menos competitivos.

A veces el alien de competencia que todo padre o madre lleva dentro sin saberlo, hace que perdamos la prudencia, hace que seamos impertinentes y hace que nos olvidemos que todos estamos en el mismo barco y que deberíamos apoyarnos.

¿Porque cuando alguien comenta agobiado algo como por ejemplo:

- Uff mi peque no come de nada.

En vez de buscar palabras de consuelo se dicen cosas como?:

- Pues mi peque come de todo. He tenido mucha "suerte".

Es por alien de la competencia. Estos años que llevo siendo madre he aprendido una cosa, no siempre los padres o madres creen en la suerte aunque digan lo contrario, pero eso lo dejo para otro post.

Al escribir sobre el alien de la competencia decidí hacerlo de una manera un tanto superflua, señalando su existencia y algunas situaciones en las que aparece y poco más. He preferido no meterme en el día a día de nuestros peques, donde el alien de la competencia aparece constantemente, como en los estudios o en el deportes. He preferido no meterme en ese jardín... por si me caigo en un rosal...

Hasta aquí mi post de hoy. Nos vemos pronto.  

 

 

Etiquetado en Somos humanos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post