Ya vienen los reyes magos... unos años después.

Publicado en por La bea

Ya vienen los reyes magos... unos años después.

Voy tarde. Lo sé. Ya han venido los Reyes Magos. Lo sé.

Ya han venido y se han ido. Al igual que las Navidades y las vacaciones, quien las haya tenido, pero el otro día estuve releyendoalgunos de mis viejos post y me encontré con uno llamado: Ya vienen los Reyes Magos. En él hablo de lo tedioso que me resulta ser un Rey Mago. Pero al releerlo de nuevo, unos años después, me tengo que quitar la razón a mi misma. ¡Me encanta ser Rey Mago!.

Puede que en aquel entonces no me gustara pero en la actualidad me encanta y cada año temo más la llegada de ese fatídico día en el que mis peques no esperen con ilusión la llegada de esos tres señores que se cuelan en su casa mientras duermen y sin hacer ruido, en vez de llevarse la tele, que sería lo esperado, les dejan juguetes.

Es cierto que en estos años ha cambiado una cosa fundamental: Los peques han crecido.

Han crecido lo justo como para permitirme organizarme mejor. Eso no significa que no acabe "cogiéndome el toro", igualmente, cada año, pero aún así, casi siempre, puedo apañármelas bastante bien. Quizás, no termine con todos los encargos pero si que puedo adelantar bastante y eso, supongo, que se debe a una mejor organización por mi parte y además, ahora sí que sí, los peques me permiten organizarme, que no es poco. Claro, que siempre hay imprevistos que te desbaratan cualquier esquema mental posible. Los peques en sí mismos son "imprevistos con patas". Pero puede que haya menos imprevistos que antes... o puede que no. Pensándolo bien este año a un par de semanas vistas de la Navidad y en las misas fechas Navideñas nos ha pasado de todo... menos que nos explote la cabeza, de todo. Aún así hemos podido salir del paso sin problema. Quizás a lo mejor el cambio no está en los peques y en su cambio de tamaño, a lo mejor el cambio está en mí, en mi forma de tomarme y resolver las cosas y en mi percepción de la realidad. Además últimamente los Reyes Magos cuentan con un aliado secreto llamado Internet, que les agiliza bastante el trabajo.

También cuando escribí aquel post mis peques eran muy pequeños aún, por los Reyes Magos les daba un poco igual. Aún no se enteraban muy bien de que iba el tema.Y ninguna de nuestras tradiciones estaban aún instauradas. 

Ahora todo es muy distinto. Menos mal. Es divertidísimo. Los peques esperan la llegada de los Reyes Magos con ilusión y nerviosismo y yo más si cabe. A veces parece que yo estoy más ilusionada que ellos... En la llegada de los Reyes Magos propiamente dicha no sé, pero en la llegada de la Cabalgata de lo Reyes Magos ya os digo yo, que sí, que la espero yo con mas ilusión que ellos.

Puede que en ese viejo post del que os he hablado no tuviera ninguna ganas de ir a la Cabalgata pero actualmente me encanta. Tanto es así, que como este año llovía y no se sabía muy bien cuando iban a salir, decidí comentárselo antes a mis peques para que se fueran haciendo a la idea y así evitar disgustos. Pero no. No se disgustaron. Al contrario. Los peques se toman la vida con mas filosofía que los adultos. Una pena que perdamos esa capacidad de adaptación y que veamos un problema en cada cosa que cambia. Los peques no les temen a los cambios. 

Me acerco y les digo:

- Este año puede que la Cabalgata no salga hoy. Puede que salga otro día.

Respuesta de Bay Max:

- No pasa nada mamá. Ya la he visto todos los años...

...de mi vida eso no lo dijo pero fue lo que le faltó. Eso y decirme, mamá y ya sé como termina, agachándonos para coger caramelos que luego no nos comemos por que se nos pegan a los dientes. 

La repuesta de Moglyw fue más práctica:

- No quiero ir porque el año pasado me dieron en la cabeza con un caramelo.

Y no fuimos y no vimos la Cabalgata y ellos tan felices, pero a mi me dio pena.

Dicen que la Cabalgata de los Reyes Magos es para los peques y que ellos son los protagonistas. Permitidme que lo dude. Si alguna vez habéis ido a ver la Cabalgata y la habéis sufrido, sabréis de lo que os hablo. Adultos empujando y pisando manos y no, solo, las de otros adultos, también, la de los peques, los "supuestos" protagonistas y sin el menos remordimiento de conciencia. 

A veces parece que a los adultos se les olvida que la Cabalga es para los peques. Para todos los peques. No solo para los suyos. Son ell@s los entusiasmados y no solo me refiero a los padres y madres, me refiero también a los tí@s y sobre todo, a los más kamikace de todos, a los menos les importa la edad que tengas para pisotearte... ¿los adolescentes?. No. Los abuel@s. No me refiero a los señores y señoras mayores en general. Me refiero a los abuelo@s. Y no a tod@s. Sólo a aquellos que parecen que han olvidado que la Cabalgata no ha salido solo para la disfrute su niet@ y que hay caramelos para tod@s.

Y sé de lo que hablo. Hace mil años ya, siendo peque me pasó, una abuela me pisó la mano cogiendo caramelos. Los cogió ella obviamente.Y no, no fue sin darse cuenta. (Mi padre se vengó, pero eso lo contaré en el próximo post).

En la Cabalgata de los Reyes Magos de mi pueblo además de caramelos, tiran pelotas. Pelotas de plástico, aunque viendo a la gente pelearse por ellas parece que tiran balones de oro.

El año pasado si fuimos a ver la Cabalgata. Moglyw estaba triste porque no habíamos cogido ninguna pelota, ni su padre ni yo estuvimos dispuestos a practicar al rugby callejero. De vuelta a casa nos encontramos con unos conocidos pre-adultos (es decir, adolescentes) que llevaban una pelota, Moglyw no tardó en contarle su tristeza porque se había quedado sin pelota. Lo ignoraron. Luego nos encontramos con otro conocido,un peque de la edad de Bay Max, que llevaba otra pelota. Moglyw volvió a aprovechar la oportunidad para contarle lo triste que estaba por no haber podido coger una pelota.. y el peque se la dio. Como he comentado en post anteriores, los peques nos dan lecciones a diario, hasta cuando "supuestamente" no hace falta darlas...

Hasta aquí mi post de hoy. Nos vemos pronto.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post