Año nuevo/post nuevo: Bay max y Moglyw.

Publicado en por La bea

Año nuevo/post nuevo: Bay max y Moglyw.

Uno de mis propósitos de este año es escribir más en el blog, aunque el propósito abarca más de lo que se ve a simple vista, pues no solo consiste en escribrir más en el blog, sino también en darle un nuevo toque, aunque sea pequeño y practicamente insignificante. Pero de alguna dejar un poca más de mí en cada post. Hacerlo más cercano.

Con ese fin he decicidido cambiarle el apodo a mis peques. En todos mis post siempre que he hablado de mis peques, me he referido a ellos de una forma algo ambigua. Si habéis leído algo del blog antes puede que sepáis a lo que me refiero. Solía denominarlos simplemente el peque grande y el peque chico, así sin más. Pero eso va a cambiar desde ahora. He decidido que voy a ponerle nuevos apodos. Año nuevo, apodos nuevos.

Al peque grande, después de mucho pensar he decidido llamarlo Bay max, como el robot de la película de dibujos animados Big Heroes 6.

¿Y porqué precisamente Bay max?. Para aquellos que no halláis visto la película os voy a hacer una pequeña introducción. Al referirme a aquellos que no habéis visto la película, más bien quería decir aquellos que no teneís peques aún, porque si lo teneis lo más seguro es que la halláis visto. No hace faltan que sean peques propios, los sobrinos o sucedáneos también sirven. 

A ver que me desvio... Bay max es un robot de aspecto achuchable, que se preocupa del bienestar de los demás, precisamente para eso fue programado pero cuando Hero, su dueño, por asi decirlo, le quita su "chip de programación", el que hace que Bay max sea Bay max y le deja tan solo con el "chip de destrucción" creado por Hero. Los ojos de Bay max se vuelven rojos y se convierte en un arma imparable. No conoce a nadie y lo único que quiere es acabar con el "objetivo" marcado por Hero.

Mi Bay max es más o menos así. Dulce y achuchable cuándo está de buena. Se preocupa por todo y por todos pero cuándo cuando su chip cambia, se transforma, sus ojos se vuelven rojos de ira y se vuelve practicamente imparable. Aunque su "objetivo" no sea acabar con nadie, más bien sea salirse con la suya y cuándo no lo hace, que suele ser bastante a menudo para su gusto, las consecuencias son tremendas. Solo queda aguantar el chaparrón, mantenerse firme y que mi Bay max vuelva a ser mi Bay max de nuevo.

Al peque chico voy a llamarlo Moglyw. En su caso no he tenido que pensarlo mucho, ni mucho ni poco la verdad, simplemente no lo he pensado, lo llamo así desde que nació. Mi pequeño Moglyw. Es lo que tiene ser el peque chico, que no se le puede dedicar tanto tiempo ni energía como al peque grande. Es imposible. 

Cuando el peque chico, es decir, Moglyw, era un bebé solía llamarlo "el aparqueitor" porque siempre estaba aparcado en su carrito. Muchos de mis recuerdos de Moglyw cuándo era bebé son del capazo, mas´que de él del en sí mismo.

A veces cuándo mi pareja y yo nos ponemos a recordar el pasado, cuándo nuestros Bay max Moglyw eran pequeños, en ciertos  acontecimientos no nos acordamos si Moglyw habia nacido ya o no. Lo que nos hace sentir un poco mal.

Éstábamos tan enfrascados para que Bay max no acusara mucho el cambio de dejar de ser peque único que Moglyw creció a su libre albedrío, por así decirlo.

Ahora Moglyw es independiente, no se deja ayudar por nadie, todo quiere hacerlo solo y quiere hacer las mismas cosas que una persona de 20 años, pero ese cuerpo tan chico no siempre es capaz de soportar ese nivel de pretensión por su parte y siempre lleva alguna herida.

Acabo de darme cuenta de que no he explicado quién es Moglyw, he dado por sentado que todos lo sabéis. He dado por sentado que todos habéis visto El libro de la selva. Espero estar en lo cierto.

En fin pues esos son mis peques Bay max y Moglyw, como ya dije en un post llamado El lado bueno de las cosas el 50% del día me vuelven loca y el otro 50% me enseñan cosas.

Me recuerdan lo bonito que era dejar volar la imaginación y al mismo tiempo me atan los pies al suelo para que nunca pierda la perspectiva. Por mucho que descienda hacia la oscuridad sus voces consiguen que pueda regresar. Ellos son la luz al final del tunel. Ellos también son como la cuerda de los globos, por mucho que intente ascender y alejarme, impiden que me pierda entre la nubes.

Y hasta aquí mi post de hoy. Como ya no sé cuándo cuento alguna anédota o reflexiono, como ambas cosas se entrelazan entre sí, he decicido cambiar también la despedida. ¡Estoy que me salgo!.

Nos vemos pronto... o eso espero.

 

Etiquetado en Bay max y Moglyw.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post